jueves, 11 de junio de 2009

Descripción popular de los efectos de los psicofármacos (1)

Los antidepresivos.

Algunos pacientes refieren a los serotoninérgicos como esa pastilla que hace que yo siga pensando lo mismo pero me de igual.
Digamos que parece que el efecto antidepresivo tiene que ver con cierta anestesia afectiva. Por eso algunos comentan que su pensar ya no les aflige tanto pero se quejan de que a la vez también pierden cierta capacidad para gozar, amar y sentir.
Con respecto a los noradrenérgicos y mixtos, el relato es parecido pero con añadidos del orden: "me pone como una moto", estoy eléctrico o me paso el día con ganas de hacer cosas pero sin objetivo.

Parece que el alivio tiene que ver con cierta anestesia. Pero claro el efecto es tan grosero que no hay nada del fantasma individual que sea tocado al inhibir la recaptación de neurotransmisores. Convengamos que es como matar moscas a cañonazos. Algo se experimenta pero no se traduce ni se somete al deseo ni al síntoma individual.

Hay pacientes además que comentan que con el tiempo el efecto desaparece. Parece como si el propio síntoma encuentra otras vías de expresión para recuperar el goce perdido con la anestesia química.

En fin, nada es gratis y el segundo principio de la termodinámica parece que nos persigue y nos conmina a establecer un correlato entre psicoanálisis y neuroquímica.

Parece que no es tan fácil esquivar la tristeza y como cantan los catalanes Hydrogenese:

"No me digas que no hay nada más triste que lo tuyo. Lo de los caballitos Pony eso si que es triste".

No hay comentarios:

Publicar un comentario