lunes, 11 de mayo de 2015

La Otra Psiquiatría

Todos los años, cual mantra, invito a participar en estas jornadas. Normalmente no cuento nada. Un guiño, un signo de admiración y una colección de halagos y parabienes en torno a las jornadas.

Este año voy a explicar, en una suerte de breve análisis estructural, por qué funcionan estas jornadas y por qué cada año cuenta con más seguidores y asistentes.

En primer lugar, la Otra está diseñada por un grupo de amigos. Un grupo de amigos amantes de la psicopatología, la filosofía y del psicoanálisis. No hay estatutos, no hay fundación ni un ambicioso objetivo político-asistencial. No queda mucho espacio en este contexto para las intrigas, las corruptelas y los intereses cruzados.

En segundo lugar, la Otra siempre alberga un lugar para los nuevos. Los mires y pires  de psiquiatría y psicología tienen la oportunidad de exponer sus primeros trabajos resultado de sus estudios. Ningún laboratorio les va a hacer los powerpoint (de hecho no suele haber powerpoint ni laboratorios).

Por último, La Otra siempre acoge entre sus invitados a gente con saberes de otro orden. Hemos escuchado a lingüistas, poetas, escritores de novela negra, filósofos y artistas plásticos dar la réplica a los habituales psiquiatras, psicólogos y psicoanalistas en debates que han quedado para el recuerdo.

En definitiva, la Otra esta diseñada para eso. Para que sea otra cosa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada